¡HAZ TODO CON CALIDAD!

Por: Carlos Cuauhtémoc Sánchez

¿Te has preguntado por qué hay personas que siendo las más preparadas en su especialidad no consiguen crecer? ¿Por qué se abren tantos negocios que quiebran a los pocos meses? ¿Por qué tanta gente inicia proyectos que no logran prosperar?

La razón es simple. Hoy solo prosperan y permanecen a largo plazo los trabajos de calidad.

Es la base del Método Timing que explico en mi libro TIEMPO DE GANAR. Te voy a dar un resumen:

Con las redes sociales y el Internet surgen a diario mensajes virales e ídolos de cartón (novedosos pero sin calidad) que suben como fuegos de artificio en unos días y fenecen como cenizas en unas semanas. ¿Por qué pasa eso? Porque para surgir entre el morbo cibernético se necesita ser raro y un poco loco, pero para permanecer en el mercado se necesita ser un individuo de calidad. Es mentira que el éxito dependa solo de pasión, entusiasmo y trabajo. La inversión de tiempo, dinero  y emociones son fútiles especulaciones infructuosas a menos que se traduzcan en calidad.

Vamos a ver: Lo que convierte tus actos en “actos de calidad” son las formas.

¿Quieres prosperar y permanecer a largo plazo en la mente de tus seres queridos, jefes y clientes? Empieza por tus formas. Asegúrate de que cumplan cuatro requisitos: perfección, rapidez, enfoque y cortesía.

  1. Si de todos modos vas a hacer algo, HAZLO BIEN. Haz bien a tarea, haz bien la entrevista, haz bien la venta, haz bien la limpieza, haz bien el amor. A todos tus actos imprímeles este sello: “están bien hechos”.
  2. Si de todos modos vas a hacer algo, HAZLO RÁPIDO. Mantén un respeto casi religioso por tu tiempo y el de los otros. SI puedes realizar una junta en una hora, jamás uses dos. Si puedes atender a un cliente en diez minutos, no le quites veinte.
  3. Si de todos modos vas a hacer algo, HAZLO CON ENFOQUE. Aunque tengas mucho trabajo, si vas a entrevistar a un cliente o a un proveedor concéntrate en él, los diez minutos que estés atendiéndolo; míralo a los ojos, resuélvele su problema. No contestes llamadas de tu celular en ese momento, no revises e-mails, no veas el reloj. Dale el cien por ciento de tu enfoque a la persona que está frente a ti.
  4. Si de todos modos vas a hacer algo, HAZLO CON CORTESÍA. Sonríe. Sé amable. Tú sabes lo molesto que es tratar con vendedores descorteses, vigilantes autoritarios, compañeros de trabajo malhumorados y gente ofensiva. No seas uno de ellos. La cordialidad puede hacer diferencias abismales.

Tú vendes tu trabajo a diario. Si NO eres capaz de generar calidad en él, morirás; serás abortado de los negocios, porque el mercado es como el mar: tarde o temprano arroja a la playa toda la basura. Por eso: ¡Cuida tus formas! Busca que siempre sean de calidad (bien hechas, enfocadas, rápidas y corteses).

Amigo. Amiga. Te invito a conocer más a fondo el MÉTODO TIMING de mi libro Tiempo de ganar. Funciona. Lo uso diariamente, no sólo en mi vida profesional sino en mi vida familiar e incluso en las relaciones con otras personas. Quizá hayas perdido clientes, dinero, posicionamiento, prestigio, relaciones, oportunidades. Y ya basta de perder, ¡es tiempo de ganar!