Vuelve a amar…

Por: Carlos Cuauhtémoc Sánchez

En una época en la que predomina el egoísmo, el engaño, la traición y la manipulación, te parecerá insólita la recomendación “vuelve a amar”. Es el mensaje implícito de la saga Los ojos de mi princesa. No importa lo que hayas vivido, amigo, amiga, el amor puede renovar el sentido de tu existencia. Sueña otra vez. Sueña en grande… Tu relación de pareja puede mejorar. Puede empezar de nuevo con más fuerza… Construye la realidad soñando… Como lo hizo José Carlos, el personaje de la saga, escribiéndole a Sheccid:
Princesa mía, te imagino solitaria (como yo), mirando por la ventana, esperando a alguien que sea capaz de amarte por lo que eres y no por lo que tienes.
Esta noche con mis letras voy a escalar los muros que llevan a tu alcoba. Subiré despacio y apareceré frente a ti para decirte: Amor, no tengas miedo. La vida es hermosa y todo está bien. Yo voy a protegerte. Voy a estar a tu lado para tocar suavemente tu piel con las yemas de mis dedos, para tocar muy despacio tu alma con palabras.
Princesa, cierra los ojos, deja que acaricie tu rostro despacio. Déjame dibujar tus labios, tus párpados, tus cejas, tus mejillas. Quiero susurrarte al oído que eres buena, hermosa, dulce, talentosa. Que el mundo es mejor gracias a que tú habitas en él.
Quiero tocarte, princesa. Tocarte con mis manos y mis palabras. Cada noche. Cada mañana. Cada día. Cargarte y rescatarte del dragón que te custodia. Quiero darte un regalo continuo con mi toque; exaltarte, y hacer que ese toque te engrandezca.
Pero también, princesa mía te confieso que sueño con recibir un toque tuyo. ¡Sueño que me hagas sentir fuerte cuando desfallezca! Sueño que me hables al oído palabras de nuestra historia, que solo tú y yo entendemos… Que no me reclames cosas pasadas de las que ya no tengo control y te atrevas a mirar conmigo hacia el futuro… Sueño en que también tú quieras. Quieras tocarme, princesa…

Amigo lector: Tú y yo trabajamos mucho por lograr mayor prosperidad. Pero a veces olvidamos que la prosperidad no solo significa tener abundancia económica… sino plenitud en familia y pareja. A través de Los ojos de mi princesa disfrutarás reviviendo el primer amor y recordarás que también tienes tu propia historia. Una historia digna de ser contada…Y podrás hacerlo a través del cuarto libro de la saga Conflictos, creencias y sueños, una guía para escribir y dejar huella escribiendo… después de todo, esas son (voy a decir algo muy fuerte y audaz; en resumen, el motivo central por el que estamos en este mundo), las dos principales razones de nuestra existencia:
Amar, y dejar huella…

Otros artículos de interés

El pecado de ser gordo

Me desnudo para mirarme al espejo. Tengo lonjas y no puedo adelgazar. Mi vida es un infierno, porque ser gorda es como haber cometido un crimen. La discriminación está prohibida en cualquier ámbito, excepto en el de la obesidad. A …

Leer más →

El momento preciso

¿Por qué a algunos individuos y negocios les va siempre bien mientras a otros parece que las crisis los persiguen? Para comenzar a responder esta interrogante daré un ejemplo. ¿Has jugado un deporte de raqueta? Cuando la pelota viene hacia …

Leer más →

Los fantasmas del espejo

¡Alguien muy cercano a ti puede estar en grave peligro! Hoy en día, miles de personas desarrollan ideas autodestructivas respecto a la alimentación: Ya no quiero que se burlen de mi apariencia. Nadie me toma en cuenta. Debo exigirme más. …

Leer más →

¿Serás buen amante en la intimidad?

Posible futuro yerno: voy a decir algo muy fuerte. Ha llegado el momento de abordar un tema muy incómodo de tratar entre un hombre y aquel que será el esposo de su hija. Sin embargo, como tú pasaste a formar …

Leer más →

Carta a mi exesposa después del divorcio

Estar casado es un reto. Divorciarse, más. A veces se justifica. Normalmente no. Pero ¿qué se siente?, ¿cómo se vive?, ¿qué pasa por la mente al dar el paso? Aunque cada cabeza es un mundo, antes de hacer un viaje, …

Leer más →

Estrategía para la vida

Itzel estaba llena de odio y tristeza porque sus compañeros de clase la lastimaron. Le dijeron “ignorante”. La hicieron sentir culpable. Le infundieron temor. Pero Itzel sabía que no podía quedarse tirada moralmente. Que debía levantarse. De esto tratan mis …

Leer más →
Ir arriba
Abrir chat
Powered by